Clausura de la fase diocesana de beatificación de Marta Obregón

La Facultad de Teología acoge la clausura del proceso diocesano de la causa de beatificación de Marta Obregón. Concluye así la instrucción de un proceso llevado a cabo en la diócesis durante el cual se ha recopilado numerosa documentación civil y canónica sobre la joven y que viajará ahora hasta Roma, donde se abrirá un nuevo proceso canónico para su estudio.

El acto consistirá en una paraliturgia en la que participarán el arzobispo, don Fidel Herráez Vegas, el postulador diocesano de la causa de beatificación, Saturnino López Santidrián, así como el juez delegado para la causa, Pablo González Cámara, el promotor de Justicia del Arzobispado, Jesús Manuel Val Ballesteros, y un notario, Rafael Casado García.

Todos ellos firmarán y sellarán con lacre los documentos que viajarán hasta el Vaticano, acompañados con varias cartas que darán fe del buen desarrollo de la fase diocesana del proceso y que detallarán los motivos por los que la Iglesia en Burgos solicita la beatificación de la joven.

Descubre la figura de Marta Obregón en la Editorial Monte Carmelo

 

26 años después del suceso trágico de la muerte de la joven Marta Obregón, Editorial Monte Carmelo publica un libro para tratar de responder a las mil y una preguntas que se hicieron y se siguen haciendo muchas personas sobre este suceso. Quién era Marta y quién fue el autor del cruel asesinato de esta joven. Saturnino López es el autor de esta obra en la que se sacan a luz datos significativos de la trayectoria de esta joven universitaria, pero no para hacer una biografía novelada de la misma, sino para recoger con precisión documental los distintos momentos –de toda índole– que vivió esta joven en su paso por la vida.

Marta, después de un periodo de interrogantes y desasosiego, en un viaje a Taizé (Francia) descubre una juventud con nuevas perspectivas. Pasa una dura prueba, entre sus ansias de vivir en Dios y su aparente lejanía, hasta que en una confesión experimenta el amor divino. Defiende con gran valentía los valores éticos y de la Iglesia en el ambiente universitario. Esta joven moderna, dinámica, comunicativa, buscaba la voluntad de Dios en su vida y se había ofrecido en las Comunidades para evangelizar como “itinerante”. Su oración más repetida era: “Señor, hágase”. El 21 de enero de 1992, después de preparar los exámenes finales y de hacer media hora de oración ante el Santísimo, fue abordada en el portal de su casa, recibió catorce puñaladas en un descampado falleciendo por defender la virtud de la castidad.

El autor, que además es el postulador de su causa de beatificación, quiere apegarse a la más exigente realidad de los hechos: documentos civiles y eclesiásticos, conversaciones con muchas personas que trataron a Marta, testigos de su pertenencia al Camino Neocatecumenal y de su deseo innato de ser misionera así como las confidencias con otras de sus compañeras de estudios y del Club Arlanza, dan pie suficiente para trazar este boceto de la personalidad de Marta Obregón.

Acceder al libro «Marta Obregón»

Posts relacionados