Un hombre nuevo, por Anna Duart

La vida es un viaje espléndido, nacemos en el caos y hacia el cosmos vamos… universo, galaxias, árboles, montañas, desiertos… son jardines del estupor y la maravilla.

Desde el inicio somos lanzados al viento, que nos lleva a no sé donde… vivimos el trauma del nacimiento. Cruzamos el gran valle hostil de los cuentos, vencer al dragón para poder alcanzar el príncipe de los sueños…

En el mundo predomina el caos, la vorágine, el desconcierto; necesitamos habitar nuestro mundo interno… que de respuesta a la verdad que buscamos entre espejismos y sueños; de él ha de surgir un hombre nuevo.

En este despertar de la conciencia, al observar  el paso de los pensamientos, queda libre un espacio, nuestro yo auténtico.

Un Hombre nuevo ha llamado a mi puerta, sereno semblante, alegre palpitar; escucho su voz que me dice: existe otro sendero por donde caminar…

He sentido la vida deslizarse entre mis manos, y Tu voz mi mente acariciar. He soñado un mundo nuevo, una era que se anticipa divina, que conduce por caminos diversos hacia el mar. Desde inmensos desiertos a altas colinas, hasta alcanzar el ámbito de esta vida mortal. Y con amplias mentes en calma demoler las barreras de este mundo caduco que ha perdido su razón vital.

Surgirán frescas voces, megáfonos de la Vida, llegados en el momento crucial. Arquitectos  de una naciente tierra donde reine la paz; voces y rostros que comulguen en sus almas pensamientos de Dios. Profetas portadores de sabiduría y justicia, descubridores de la suma belleza en soleados caminos del amor.

Un día su paso cubrirá la faz de la tierra, la luz iluminará en todo su esplendor. La pobreza, desigualdad social, marginación, naturaleza maltratada, hombre escindido, recobrarán su auténtica dimensión.

Nuestro amor crecerá, en nada perderá su goce inicial; ese toque de cielo en la tierra en sagrada unidad. No confundidos con las formas se captarán los secretos ocultos en el corazón, se compartirá con todos alegría y aflicción; en cada acción quedará impresa la huella de Dios.

¡Ah, si yo hubiera sabido en la temprana edad, que el valor del hombre no depende de lo que aprenda, sino  de lo que es, y de lo que llega a ser en su interior!

A lo largo de la historia hemos ido percibiendo la sabiduría de hombres y mujeres, que dejaron escrita y vivida su experiencia de Dios. Sus obras hablan por ellos; su vida, referente de Dios.

Así hablaba Plotino (205-270), y sus palabras resuenan en el alma como escritas para el hombre de hoy. Luces que no se extinguen, caminos secretos de iluminación.

“El alma contempla a Dios, que se manifiesta repentinamente en su interior, y ya nada media entonces entre ambos. Ya no son dos sino sólo una cosa. Mientras perdura la presencia no puede distinguirlos. Es esa unión que tratan de imitar los amantes terrenos cuando quieren ser una sola carne”.(VI, 7, 34)

“Un alma no iluminada está privada de Dios. Pero si ha sido iluminada, ha alcanzado lo que buscaba”. (V,3,17)

Los parajes del Bajo y Alto Egipcio se vieron poblados por ermitaños durante tres siglos hasta la expansión del islam por aquellas tierras. De aquellos primeros atletas del desierto han llegado varias colecciones de sentencias (apotegmas), recopilados a lo largo de siglos; algunos de ellos reunidos por los presbíteros romanos, Pelagio y Juan en la primera mitad del siglo VI.

“Cuanto más loco se haga uno por el Señor, tanto más sabio le hará el Señor”. (XXXII, 33)

“Se le preguntó a un anciano: “Cómo debe ser un monje?”. Y respondió: “A mi modesto entender, único ante el Único”. (XXII,1)

Dijo el Abbá Alonio: “Si uno lo deseara de verdad y de todo corazón, en un solo día podría alcanzar la medida de la divinidad”. (XI,6)

El MAESTRO ECKHCKART nos dice:

“El fondo de Dios y el fondo del alma son uno y el mismo fondo”.

“En el alma hay una potencia a la que no afectan ni el tiempo ni la carne, fluye del espíritu y es completamente espiritual. Dios se halla en esa potencia tan reverdecido y floreciente, con toda la alegría y gloria como es en sí mismo. Allí hay una alegría tan cordial e indescriptible que nadie puede hablar de ella con propiedad”. (Del sermón Intravit Iesus…).

La figura del maestro Eckhart (1260-1328) permanece envuelta en las brumas. De su vida personal se conoce muy poco; mas sus escritos son de una originalidad sin precedentes. A causa de ellos fueron condenados post mortem (1329). Murió camino de Aviñon en espera de su sentencia.

Estamos ante una de la mujeres más fascinantes de la cristiandad, TERESA DE JESÚS (1515-1582), tanto por sus empresas como por sus experiencias místicas, y el modo que las dejó escritas; más allá de los límites que ponen las teologías de cada tiempo.

Teresa de Ávila a través de la oración de quietud, su vida se encauzó en paz y armonía. Pudo poner orden mental en una juventud enmarañada y confusa. Salió al camino, llamó a la puerta…

“Al principio de mi camino era muy ignorante  y no sabía que Dios estaba en todas las cosas”. (Libro de la vida, 18,15).

“En la séptima morada siempre queda el alma con su Dios en el centro… Es como si cayendo el agua del cielo en un río o en una fuente, donde queda todo hecho agua, que no podrán ya dividir ni cuál es el agua, del río o lo que cayó del cielo; o como si un arroyico   pequeño entra en la mar, ya no habrá remedio de apartarse; o como si en una habitación estuviesen dos ventanas por donde entrase gran luz: aunque entra dividida, se hace todo una luz. (Castillo interior o Las Moradas, VII, 2,4)

Una de las cimas más altas de la mística cristiana y universal está representada por SAN  JUAN DE LA CRUZ( 1542-1549), gigante por los páramos del espíritu.

Más cierta que la luz del mediodía,

adonde me esperaba

quien yo bien me sabía

en parte donde nadie aparecía.

(Noche oscura)

Para venir a gustarlo todo,

no quieras tener gusto en nada;

para venir a poseerlo todo,

no quieras poseer algo en nada;

para venir a saberlo todo,

no quieras saber algo en nada.

(Subida del Monte Carmelo)

“Cuando el alma se ha quitado los impedimentos y velos del todo, quedándose en pura desnudez y pobreza de espíritu, se transforma en sencilla y pura sabiduría que es el Hijo de Dios; porque faltando en lo natural el alma enamorada, luego se infunde de lo divino, natural y sobrenaturalmente, porque no se dé vacío en la naturaleza”. (Subida del Monte Carmelo, II,16)

Durante su confinamiento brotaron sus mejores poemas: algunos romances, La Fonte, y  Cántico Espiritual.

Así de despojo en despojo, se fue llenando de lo único que podía saciar su sed.

THICH NHAT HANH, monje nacido en 1926 en Vietnam, propuesto para el premio Nobel en diversas ocasiones por su compromiso por la no violencia.

Fue expulsado de su país por posicionarse neutralmente a favor de la víctimas de la guerra civil.

El presente texto está tomado de su recopilación de poemas, LLAMADME POR MI VERDADERO NOMBRE.

No digáis que partiré mañana,

pues aún estoy llegando.

Mirad profundamente: estoy llegando cada instante

para ser brote de primavera en cada rama,

para ser pajarillo de alas aún frágiles,

que aprendo a cantar en mi nuevo nido,

para ser mariposa en el corazón de una flor,

para ser joya oculta en una piedra.

Aún estoy llegando para reír y llorar,

para temer y para esperar.

El ritmo de mi corazón es nacimiento y muerte

de todo lo que vive…

Cada uno de los autores presentados, son escalera que se prolonga indefinidamente hasta la actualidad… Antorchas que no se queman, mensajes eternos, continuos referentes.

En el mundo actual reducidos al éxito económico se han degradado las ilusiones, la vida interior, la gran aventura, el componente misterioso de lo sagrado; pero vivir sin utopía es vivir sin norte, sin esperanza.

El siglo XXI nos ha traído: guerras, hambre, injusticias, corrupción, bancarrota…

Se grita mucho, se escucha poco, se piensa menos, demasiadas palabras; a pesar de todo, una luz con gran intensidad va cubriendo la mañana. El mundo está por hacerse… Renace la esperanza.

Acerca de Anna Duart

Anna Duart Torres, maestra, licenciada en Filosofía y Letras, profesora de Lengua y Literatura castellanas, graduada en la Escuela de Arte Superior y Diseño.

Ha publicado poemarios en la Editorial Monte Carmelo entre los que destacan El amor no puede callarEncuentros , Poemas en el tiempo o Buenos días preciosa.

Posts relacionados